Cómo educar hijos tolerantes

La tolerancia hace referencia a una actitud de apertura y respeto a las diferencias que existen entre las personas. Los conceptos de diversidad y tolerancia no sólo se refieren a diferencias religiosas y étnicas, sino también a diferencias de género, discapacidad física e intelectual, entre otras. Inculcar una actitud tolerancia significa respetar y aprender de otras personas, valorar las diferencias, tender un puente entre las brechas culturales, rechazar los estereotipos injustos, descubrir afinidades y crear nuevos lazos. Tolerancia, en muchos sentidos, es lo opuesto a prejuicio.

Esto no significa que debamos tolerar absolutamente todo.

Lógicamente, las conductas como el irrespeto, el acoso, la burla, la ruptura de reglas y acuerdos sociales básicos no pueden ni deben ser aceptadas.

Cuando los niños y niñas están expuestos a entornos socioculturales muy diversos, el valor de la tolerancia se convierte en una herramienta de convivencia fundamental en la vida. Aprender a subsanar conflictos y desarrollar la capacidad de empatía es uno de los grandes beneficios de inculcar una conducta tolerante desde edades tempranas. Esto también los preparará para que sepan desempeñarse en un mundo cada vez más globalizado e interconectado.

Como en casi todas las cosas de la vida, la mejor manera de inculcar el valor de la tolerancia es dando el ejemplo. Aunque parece muy sencillo y evidente, como madres y padres no siempre somos conscientes de los comentarios y actitudes que proyectamos ante nuestros hijos. No hay que perder de vista que para ellos y ellas somos el principal referente en el mundo y el ancla de seguridad que necesitan para formar su propia identidad.

Desde ese nivel de influencia tan potente, nos vendría bien tomar en cuenta las algunas pautas para orientarlos en su proceso de entendimiento de el valor de la tolerancia:

No hagas bromas que perpetúen estereotipos o refuercen prejuicios sociales, raciales, culturales o de género. 

Selecciona libros, juguetes y música con suma cautela. Recuerda la poderosa influencia de la cultura popular a la hora de moldear actitudes.

Reconoce y respeta las diferencias existentes dentro de tu misma familia. Valora la singularidad de cada miembro como algo que enriquecedor.

Ayuda a tu hijo a sentirse aceptado, valorado y respetado. Un niño con autoestima sana difícilmente caerá en conductas de irrespeto y abuso contra otras personas.

Promueve el acercamiento, los juegos y la amistad con niños y niñas de culturas distintas a la suya. Que sientan curiosidad por su lengua, comida, religión, forma de vestir, etc. Aprenderá muy pronto que su cultura no es única en el mundo.

Comparte tus propias tradiciones dentro y fuera del círculo familiar, para mostrar tu riqueza y que tu hijo también se sienta respetado desde sus diferencias.

 

¿Sabes que uno de los temas favoritos de Koporo es, precisamente, la tolerancia? ¿A que no sabes cuál es el super poder que le permite abrirse a todas las culturas distintas y que lo enriquecen cada día?

 

¡Crea tu cuento y descúbrelo ahora!

Leave a Reply